Camino de cabras, ¿quién dijo fácil?

albariño barato

A veces, el camino más difícil sabe mejor. En Señorío de Valei somos muy conscientes de ello. Por eso volvemos a apostar por la tradición. Camino de cabras es nuestra nueva línea de Albariño, producida únicamente con uvas de la variedad 100% Albariño de nuestros viñedos cultivados dentro de la Denominación de Origen Rías Baixas.

El mejor vino comienza a elaborarse en la viña, por eso realizamos un seguimiento exhaustivo de nuestra cosecha durante todo el año. Para ello, comprobamos todo el proceso, desde los primeros brotes hasta el embotellado.

La vendimia se realiza de manera manual para seleccionar las mejores uvas y, con ello, asegurar las propiedades óptimas para nuestro caldo. A continuación se procede al despalillado y maceración en frío. Así obtenemos el mosto flor y el primera prensada. El siguiente paso es el desfangado estático que llevamos a cabo en frío para facilitar la decantación de los fangos y obtener el color amarillo pajizo característico que identificamos en los Albariños de calidad superior.

Una vez terminado este proceso, el mosto comienza la fermentación alcohólica, para la que disponemos de cubas de acero inoxidable que permanecen a temperatura controlada entre 17 y 18 grados centígrados bajo una atmósfera inerte. Finalmente, el vino pasa por un proceso de filtrado y ya está listo para embotellar. Por último, el albariño Camino de cabras pasa al menos 30 días en botella antes de su comercialización.

Nota de cata

Camino de cabras presenta un color amarillo pajizo que deja entrever tonalidades verde lima. En nariz recuerda a frutas de hueso maduras y en boca evoca al sabor del albaricoque con notas tropicales que acarician nuestras papilas gustativas.

Nuestro nuevo Albariño es ideal para acompañar aperitivos, ensaladas, pescados, pasta y hasta muchos platos de cocina asiática. Debe consumirse durante los tres años siguientes a su cosecha y la temperatura perfecta para servirlo está entre los 8 y los 10 º C.

El sabor del vino que obtenemos está a la altura de las mejores leyendas que tratan el origen de los primeros viñedos de Albariño de nuestra tierra. Como los caminos de cabras por los que, imaginamos, pudieron transitar los primeros monjes que cultivaron las vides genuinas de las que todavía hoy, obtenemos un Albariño bello que nos incita a dejar volar la imaginación.